Brunner cazador de recompensas, de C. L. Werner

01.08.2022

El juego de estrategia con miniaturas Warhammer Fantasy se lanzó al mundo literario con la publicación de las novelas de Gotrek y Félix, aventuras estas que cosecharon un gran éxito tanto entre los aficionados al juego como entre los lectores de fantasía en general. Después de esta cabecera comenzaron a editar un buen número de títulos, algunos con más suerte que otros. Entre los más destacados está la trilogía que nos ocupa, Brunner el cazarrecompensas, que ha sido también recogida en formato ómnibus. Su autor, C.L. Werner, lleva mucho tiempo escribiendo relatos y textos para Games Workshop.

El ómnibus abre con un relato, ¿A cuánto la venganza?, que nos presenta al protagonista. Es contratado por el vizconde De Chegney para que rescate a su heredero, prisionero de unos bandidos. Brunner aceptará el encargo con presteza, sin embargo, y al igual que sucede a lo largo de toda la trilogía, la historia nos dejará entrever que detrás de Brunner hay algo que no esperábamos. ¿Quién es en realidad el peligroso cazador de recompensas?

DINERO SANGRIENTO

La primera novela, Dinero sangriento, nos ofrece una sucesión de relatos, breves en su mayor parte, en los que el lector tiene ocasión de conocer al protagonista de la obra, Brunner, un cazador de recompensas duro y despiadado que recuerda a grandes figuras del cine de acción, incluido el mismísimo Clint Eastwood. Él es así, un hombre duro y fuerte, capaz de hacer frente a cualquier amenaza o peligro, por terrible que este sea. Sin embargo, Brunner demuestra en más de una ocasión que, si bien trabaja a cambio de una bolsa llena de monedas, eso no significa que carezca de un sentido del honor muy peculiar que le lleva a aceptar o rechazar diferentes trabajos según sus propios ideales. Se trata en definitiva de un personaje duro y fuerte que además oculta algo. ¿Quién es realmente Brunner y cómo se convirtió en cazador de recompensas? ¿De qué se esconde, o para qué se está preparando? Muchas preguntas, pocas respuestas y una única certeza: no se trata de un mercenario vulgar y corriente.

En El precio del prestamista, Brunner enseña al lector que es la víctima lo que determina el precio de un encargo, y nos enseñará también que, pese a que posee muy pocos escrúpulos, no es un hombre carente de cierto sentido de la justicia. ¿Sabéis cuál es el precio de mercado de un cerdo? Brunner lo tiene muy claro.

La cabeza del lobo es una historia de brujería y maldiciones en la que nada es lo que parece. Brujas, cazadores de monstruos y feroces bestias sobrenaturales cobran forma en esta historia, pero... ¿quién es qué?

La perdición de Gnashrak llevará al cazador de recompensas a enfrentarse nada menos que con orcos, feroz y salvaje azote de los pueblos civilizados y de las tierras de El Imperio. Y si bien puede que no sean la presa habitual de Brunner, eso no significa que no disponga de recursos para ocuparse de semejantes bestias.

El relato que da título a la novela, Dinero sangriento, es una divertida historia en la que el miedo que despierta Brunner en los criminales origina una serie de encuentros que el propio cazador de recompensas enfrenta con sorpresa, resignación y no poca alegría, ya que le permitirá llenar su bolsa de oro. ¡Qué agradable es cuando son las ratas las que buscan al gato!

El tirano es una de las historias con más sabor a western de toda la trilogía. En ella un puñado de plebeyos en apuros envían a uno de los más jóvenes con el poco dinero que han podido reunir y la vana esperanza de que ese escaso puñado de monedas les permita obtener la ayuda de un cazador de recompensas que los libere del yugo del tirano que da nombre a la historia. Por suerte para ellos, Brunner mostrará un interés personal en dicho tirano.

Honor entre alimañas es una historia que hará que Brunner eche de menos a los orcos, pues en esta ocasión serán los pérfidos y repugnantes skavens, hombres rata de las profundidades, quienes se cruzarán en el camino del cazador de recompensas

El Príncipe Negro, el relato más extenso del primer libro, es también el que lo cierra. En él, Brunner se encontrará de nuevo con algunos sorprendentes elementos de su pasado, y se enfrentará al temido criminal conocido como El Príncipe Negro y a toda su banda, enfrentamiento que tan solo puede acabar de una forma para los villanos...

SANGRE Y ACERO

En la segunda novela, Sangre y acero, el lector podrá empezar a unir distintos sucesos acontecidos en los relatos del primer libro, lo que marcará una pista a seguir. Lo hará a través de cuatro nuevos relatos que no solo nos permitirán conocer mucho más del pasado del peligroso cazador de recompensas, sino que también nos ofrecerán grandes aventuras.

Debajo de las cuevas conducirá a Brunner y a un peligroso criminal al que se dispone a llevar ante la justicia, previo pago de una bonita cantidad de monedas de oro, a un paso bajo tierra que les permitirá llegar a su destino en poco tiempo. Sin embargo, las cuevas y grutas ocultan grandes peligros, entre los que destacan los perversos y astutos goblins. ¿Logrará Brunner llevar a su presa hasta su destino y cobrar la recompensa, o esta se convertirá en comida para goblins?

Hospital pone al cazador de recompensas en una situación inédita cuando se ve afectado por una peligrosa plaga originada por el mismísimo Nurgle. Sin embargo, Brunner demostrará no solo que dispone de medios más que suficientes para hacer frente a cualquier amenaza, sino que también nos permitirá conocer un poco más sobre quién hay debajo del yelmo de acero que cubre su rostro.

Marca mortal enfrenta a Brunner con lo sobrenatural en una historia protagonizada por maldiciones, momias y vampiros. Pero para alguien acostumbrado a matar toda clase de hombres y monstruos, ¿realmente será un problema enfrentarse a las criaturas de la noche.

Cerramos el segundo libro con Por donde anda el Mardagg, una historia de maldiciones y seres demoníacos en la que Brunner choca con una parte de su pasado que creía desaparecida. Este, el último relato que aparece en el ómnibus, hace encajar las piezas sobre el pasado del cazador de recompensas que se han ido ofreciendo a lo largo de los diferentes relatos, y ofrece al mismo tiempo una de las historias más espectaculares de toda la saga. 

LA SANGRE DEL DRAGÓN

Con la tercera y última entrega de la trilogía, La sangre del dragón, encontraremos finalmente las respuestas que el lector se ha podido plantear a lo largo de la historia, y además disfrutaremos de una entretenida y trepidante aventura de fantasía, la guinda perfecta para las peripecias de Brunner. Este, junto a un peculiar grupo de aliados que reúne a lo largo de toda la historia, tendrá que enfrentarse no solo a un criminal particularmente astuto o afortunado (puede que ambas cosas), así como a enemigos de su pasado y a nada más y nada menos que un poderoso dragón.

El final de la saga da a entender que, después de mucho tiempo oculto bajo la identidad del cazador de recompensas Brunner, la persona que se encuentra detrás está preparada para cobrarse su propia venganza contra aquellos que volvieron su vida del revés y lo condenaron a una vida errante y solitaria. Lamentablemente, esa historia nunca se escribió.


CONCLUSIÓN

Brunner el cazador de recompensas no solo es una de los personajes más potentes de los que ofrecen las diferentes novelas de Warhammer Fantasy, sino que su ambientación y temática, a medio camino entre el western y la espada y brujería, recuerdan mucho a las historias pulp que Robert E. Howard escribía para Conan el bárbaro y Solomon Kane, pese a las más que evidentes diferencias entre cada uno de esos personajes y sus respectivas ambientaciones. La trilogía cuenta con el atractivo añadido de que lo que en realidad nos ofrece su autor es una historia de redención y de renacimiento, un oscuro camino que recorre Brunner a lo largo de los tres libros y que, en cierta manera, nos están ofreciendo la salida de la oscuridad de un personaje caído en desgracia. Cuando conocemos a Brunner este ya ha sufrido la tragedia que le ha arrebatado su vida para convertirlo en cazador de recompensas, y lo acompañaremos durante todo el camino hasta que, al final, estará preparado para enfrentarse a aquello que en una ocasión lo derribó y le arrebató todo cuanto había amado. Ahí dejamos a Brunner: frente a su destino, frente al momento que le ha mantenido en movimiento durante todos sus años como cazador de recompensas. Que los dioses protejan a aquellos estúpidos que se interpongan en su camino.

JOAQUÍN SANJUÁN