Literatura: Robin Hood el proscrito, de Angus Donald

05.07.2021

 Siempre me ha parecido muy interesante la leyenda de Robin Hood, el mito del bandido que se oculta en el bosque junto a un puñado de camaradas proscritos y se dedican a enfrentarse a la ley para ayudar a los pobres. Es, en toda regla, un héroe del medievo, un hombre fuera de la ley que se oculta tras un nombre falso y ayuda a todos aquellos que no pueden defenderse solos. Cuando salió a la venta la novela que nos ocupa, "Robin Hood el proscrito", se anunciaba como una historia en la que se veía al bandido real en lugar de la versión edulcorada. La sola idea de leer la historia de un Robin Hood más realista y oscuro, más sanguinario y, por tanto, más acorde con la época a la que pertenece, me llamó mucho la atención. Era inevitable que la novela acabase en mis manos.  

La primera sorpresa fue encontrarme con que la historia estaba escrita en primera persona y narrada por un jovencísimo Alan Dale, el trovador de la banda de Robin Hood. Sin embargo seguimos adelante sin darle demasiada importancia hasta que, a medida que van pasando los capítulos, nos damos cuenta de que hay algo que no cuadra. Y así es, pues la historia no la protagoniza la versión sanguinaria y oscura del famoso bandido, sino el joven aspirante a trovador que, cierto es, en ocasiones se cruza con Robin Hood, que no es otro que su "jefe". Así pues podemos leer el delito que convierte a Alan Dale en proscrito, su primer (y fugaz) encuentro con Robin Hood, su adiestramiento junto a otros jóvenes reclutas de los bandidos del bosque, le veremos crecer y seremos testigos de su vida tanto en el bosque con la banda de Robin Hood como en el palacio en compañía de Marian, la amada de Robin. Entra tantas y tantas aventuras nos cruzaremos con el bandido que da título a la novela, y por supuesto este mostrará su lado más malote, más oscuro y sanguinario: podremos verlo formar parte de rituales paganos, torturar a sus enemigos o ejecutarlos sin piedad e incluso dirigir a sus hombres en una batalla campal contra el villano de turno.

 A primera vista y especialmente durante la lectura de los primeros capítulos esto puede parecer chocante e incluso decepcionante, de hecho estuve cerca de abandonar la lectura a causa de mi decepción. Sin embargo perseveré y debo decir que no me arrepiento de ello, pues Angus Donald hace un buen trabajo, la trama está muy bien elaborada y llena de sorpresas, los personajes son profundos y muy interesantes y el resultado general es, por qué negarlo, bastante bueno.

A grandes rasgos la trama no es otra cosa que una introducción a lo que parece una prometedora serie de novelas sobre Robin Hood en las que podremos conocer la visión que hace Angus Donald del famoso mito, visión que se ajusta de forma más que aceptable a las distintas versiones que circulan por ahí. En definitiva, si os gusta el mito de los bandidos del bosque y queréis leer una historia diferente, pero que no por ello pierda el auténtico espíritu de la leyenda, este es vuestro libro.  

JOAQUÍN SANJUÁN